Nuestra Historia

Mesón El cobertizo
Restaurante El Cobertizo

El 31 de octubre de 2011 se cumplió 30 años de un sueño gastronómico, el restaurante El Cobertizo, que para hacerse realidad tuvo detrás muchos años de trabajo y dedicación.

Su propietario, Juan Castillo Gálvez (Benalúa de las Villas, Granada, 1947) comenzó a trabajar en un bar de su pueblo natal cuando sólo contaba 12 años. «Me decanté por la hostelería porque no había muchas más opciones pero he tenido la suerte de que me ha gustado bastante», confiesa. La vocación nació pronto, Juan estuvo trabajando en los hoteles Porta Mar y Caribe de Almuñécar, en un restaurante de Valencia, «en la sala siempre» y en su siguiente destino, en Palma de Mallorca, comenzó a pensar en marchar a Inglaterra. «Tenía mucho interés en aprender inglés, empecé a indagar y gracias a una amiga inglesa, conseguí un contrato en un hotel». Empezaba una aventura de cinco años, los tres primeros con dos horas diarias de clases de inglés.

Era el año 1970 y Juan Castillo no se iba a un hotel cualquiera sino al Selsdon Park Hotel de Surrey, un establecimiento de lujo con campo de golf e hipódromo, en el que se concentró el Ajax de Amsterdam de Cruyff, que en 1971 venció al Panathinaikos 2-0.

El siguiente destino, ya en Londres, fue el Don Luigi Restaurant, donde Juan Castillo conoció a actores como Richard Burton, Glenda Jackson, Jean Paul Belmondo o María Schneider.

En ese restaurante coincide con un trabajador malagueño, Francisco Gámez, y los dos amigos deciden regresar y montar un negocio en Málaga: el bar Big Ben, el primer negocio que se abre en la naciente urbanización de Echevarría de El Palo. Allí trabajan los dos matrimonios (Juan se casa poco antes con su novia Aurora en Almuñecar), y el bar remonta unos tiempos complicados gracias a menús a 95 pesetas.

En 1981 los socios se separan amistosamente. «Yo necesitaba algo más para crecer», explica, así que el matrimonio compra un un local en un extremo de la avenida Pío Baroja, que entonces estaba cortada. «Los primeros años fueron durillos pero luego fuimos creciendo y ya vamos camino de los 30 años», cuenta satisfecho.

En El Cobertizo, llamado así por la afición de Juan a los aperos de labranza, la cocina «es tradicional con toques modernos». Desde hace unos años, al frente de la cocina se encuentra Miguel Ángel, el menor de los Castillo, mientras que su hermano Oliver está en la sala. Los dos hijos de Juan y Aurora se han formado en La Cónsula y empezaron siendo adolescentes a ayudar los fines de semana y en vacaciones en el negocio familiar. Miguel Ángel confiesa que «todos los días aprendemos», mientras que Oliver destaca que su verdadero maestro, «ha sido mi padre».

Y este da un consejo a todos los que quieran vivir de la hostelería: «El que tenga vocación tiene que ser ante todo muy amable con la gente y lo que no quieras para ti, no dárselo a los clientes y entonces, con paciencia, triunfarás».

Para Juan Castillo el triunfo está en que los clientes, desde hace 30 años, acuden a El Cobertizo, ahora con la compañía y el trabajo de sus dos hijos.

Nuestra Visión

·La cocina

«Cocina tradicional con toques modernos»
·La filosofía

«El que tenga vocación tiene que ser ante todo muy amable con la gente y lo que no quieras para ti, no dárselo a los clientes y entonces, con paciencia, triunfarás»

Juan

Juan Castillo (Propietario)

miguel_quienes

Miguel Ángel

oli_quienes

Óliver